lunes, 3 de noviembre de 2014

3ra (y última) Actividad de Participación - V311 - 01/11/14 y V311CE 07/11/14

Como última actividad de reflexión, una pregunta:


Las grandes decisiones que has tomado en tu vida, 

¿las has hecho desde la razón o desde la emoción?



45 comentarios:

  1. buenas tardes es difícil contar un episodio en mi vida que todas las personas importantes en mi vida tuvieron que aceptar una difícil toma de desicion, la razón y la emoción, por separado, se convierte en procesos que pueden perjudicar nuestro futuro por medio de decisiones desacertadas.somos capaces de valorar una desicion, a pesar de su racionalidad, como inadecuada en definitiva, nos valemos de un equilibrio entre lo racional y lo emocional para decidir de manera correcta, proceso este que se ha ido conformando gracias a nuestra experiencia de la vida.

    ResponderEliminar
  2. hola profe como esta que linda esta actividad porque nos hace pensar mucho y reflexionar sobre todas aquellas decisiones que hemos tomado en nuestra vida sin razonar porque aveces me dejo llevar por el corazón por ejemplo un dia yo tome la desicion de romperle el teléfono a mi hija y luego me arrepentí, me deje dominar por la rabia y tome una desicion apresurada. por eso hay que tener inteligencia emocional y no dejarse llevar por la situación si no tomarse un tiempo para pensar y razonar sobre la desicion que vamos a tomar.

    ResponderEliminar
  3. Considero que las decisiones se deben tomar teniendo en cuanta ambas posiciones, la razón y la emoción, en lo posible con un 50% de razón y un 50% de emoción, ambas se consideran importantes a la hora de tomar decisiones, en mi caso particular, cuando tomé la decisión de estudiar esta maestría, empecé a balancear lo importante que es estudiar, profesionalizarme, tener otro status, generar más dinero, alcanzar el sueño de ser mejor cada día sobre todo en esta labor tan hermosa de ser docente. Es importante analizar que si tomamos decisiones solamente con la razón, corremos el riesgo de fracasar, de equivocarnos, porque siempre debe haber algo de emoción, algo que te haga sentir bien, que te motive solo así llegaras a la meta, podrás alcanzar éxito deseado

    ResponderEliminar
  4. Considero que en mi vida la mayoría de las decisiones las tomaba en base a mis emociones, sentimientos, no media las consecuencias que están pudieran acarrear. Pero con el pasar de los años, los golpes de la vida me han permitido ser una persona mas analítica, capaz de reflexionar y analizar antes de tomar una decisión; ya que a veces no es lo mas sano decidir con el corazón, lo mas recomendable es hacer una visualizacion de lo bueno y lo malo de nuestras decisiones a futuro.

    ResponderEliminar
  5. En la vida, la mayoría de las decisiones tomadas por mí persona han sido a partir de las emociones presentadas en el momento; bien sea por obligación, por escasez de recursos, entre otros factores... La minoría, desde la razón; decisiones tomadas de forma racional (de forma planificada), pensando lo que puede ocurrir en el mañana por lo que hoy he decidido.
    Ahora bien, existe un porcentaje de las más grandes decisiones que han marcado mi vida y se encuentran equilibradas entre las decididas desde la emoción y la razón.
    Debo admitir que la actividad tocó muchas teclas en mí; llamó mi atención... entre buscar la mejor forma de responder y de recordar lo que hace tiempo me hizo llegar a este puesto.

    ResponderEliminar
  6. Bueno pienso que desde las emociones gran parte ha sido de ellas, en otras desde la razón partiendo de Dios primero pero siempre me e dejado llevar desde mis emociones siempre pensando en el mañana pero viendo el hoy como nunca y tomando decisiones desde el punto de vista favorable para todos los que me rodean claro siempre para mejorar mi futuro y construir un mundo cada vez mejor partiendo desde ambas desde la razón y desde las emociones ambas son entandares para mi las dos le dan equilibrio a mi vida.

    ResponderEliminar
  7. Durante nuestra vida nos la pasamos tomando diferentes decisiones con el fin de alcanzar nuestro propósito, sin embargo, en algunas ocasiones nuestras decisiones están enmarcadas en las circunstancias o vivencias. No obstante es preciso mencionar que siempre he pensado que en la vida toda se basa en un equilibrio, en el cual se deben mirar los pros y los contra ante de tomar cualquier decisión, pues en esta medida se podrá tener aspectos positivos como negativos de nuestras decisiones, logrando tener una balanza equilibrada entre la razón y la emoción, aunque también puedo decir, que en ocasiones como seres humanos hemos realizado acciones donde juegan más las emociones que la razón. Sin embargo, es importante mencionar que toda circunstancia tiene una consecuencia, y si obramos por nuestras emociones podemos arrepentirnos más adelante. Es por esta razón que el equilibrio entre la razón y la emoción es fundamental en el ser humano, ya que de estas dos depende en gran medida de lo que realmente queremos obtener en nuestra vida.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Buen día, anteriormente, cuando era más joven de lo que soy ahora… jajaja mis decisiones eran tomadas más desde la emoción (sin aplicar criterios de inteligencia emocional) que desde la razón. Recuerdo que en una oportunidad tuve una discusión con un jefe de una empresa petrolera y en ese momento decidí renunciar sin tomar en cuenta las consecuencias: ¿mala o buena decisión? Independiente de ello no tomé esa decisión pensando en los pros y los contras. Actualmente mis decisiones son más racionales que emocionales aunque todavía me falta ese toque de inteligencia emocional. Recientemente se me presentó un problema grave en la empresa donde laboro y estuve a punto de renunciar pero esta vez sí pensé en los pros y en los contras y puse todo en una balanza y aunque las circunstancias eran adversas decidí permanecer.

    ResponderEliminar
  10. las mayores decisiones de mi vida las e tomado desde la emoción, desde esa vocecita interna que me dice tranquila todo va a salir bien,gracias a dios no e tenido que arrepentirme por haber tomado muchas decisiones de esta manera,ya con mas experiencia puedo decir que las decisiones las tomo conectando la razón con la emoción.porque son decisiones donde tengo que considerar a los demás que se sentirían afectados por mis decisiones personales.

    ResponderEliminar
  11. He de confesar que soy 100% emocional, todo lo que hago o dejo de hacer ha sido por complacer los sentimientos que en el momento tengo. Es cierto, muchas veces no he sido tan certera con lo que decidí, pero sin duda alguna disfruté el momento y me quedaron experiencias de vida que me ayudaron a ser mejor persona. Sin embargo, me caracterizo por asumir cuando las cosas no están marchando bien, y pues me retiro antes que las consecuencias transciendan y me perjudique o perjudique a mi familia. Todo esto quizás se deba a que desconocía la inteligencia emocional, no sabia que podía controlar mi mente y mis emociones para poder ser una persona ecuánime. Luego de presenciar la primera clase de esta materia, creo que mis decisiones comenzaron a ser mucho mas racionales, por supuesto, basadas en mis emociones, pero ahora siendo mas precavida de lo que puede suceder. Siento que ahora poseo mayor madurez emocional, lo que me ha permitido llevar una vida diferente y en total armonía... Mil gracias profesora por facilitarnos tantas herramientas que mas que un aprendizaje cognitivo, nos enseña a aprender a vivir en paz y equilibrio.

    ResponderEliminar
  12. Siempre que necesito tomar una decisión, en cualquier ámbito de mi vida, tengo claro que esta tendrá consecuencias positivas o negativas para mí y, muchas veces, para otros. Por ello trato de reconocer en qué estado emocional me encuentro, revisar el panorama y apostar por la mejor opción, tratando de llevarme por la razón pero al mismo tiempo tomando en cuenta lo que siento, buscando siempre el equilibrio

    ResponderEliminar
  13. Responder a esta pregunta me llevó a realizar un viaje en retrospectiva hacia mi niñez y mi adolescencia, para notar que, como es natural, en general durante los primeros años de nuestra vida somos mucha más emoción que razón. Sin embargo, esto por supuesto depende del entorno en el que te críes de los hábitos que adquieras y de cómo tu mundo emocional y el racional se vayan construyendo.
    Si he de hablar de las mayores decisiones de mi vida, las más importantes en todo caso, como iniciar un noviazgo, decidir qué carrera estudiar, como enfrentar una tragedia, escoger a mi pareja, formar una familia… son tantas. Debo decir que tengo que dar gracias a Dios porque las semillas que mis padres sembraron en mí durante mis años de formación, estuvieron cargadas de un equilibrio tal entre afectividad racionalidad, que a lo largo del camino hacia la madurez rindieron frutos que me permiten decir hoy que soy una persona equilibrada.
    Ellos sembraron, Dios me ha guiado, yo me he esforzado por ser cada vez más consciente de mi misma y de los que me rodean, y la vida me ha permitido cosechar lo que hasta ahora he logrado y de lo cual puedo decir, no me arrepiento de tener.

    ResponderEliminar
  14. Verdaderamente, ésta pregunta nos lleva a la reflexión y a pensar con detenimiento. Particularmente, en algunas ocasiones he tomado decisiones desde la emoción, las cuales no han traído buenos resultados. Las decisiones que he tomado desde la razón han sido más asertivas, sin embargo considero que han tenido una carga emocional.

    ResponderEliminar
  15. Realmente muchas decisiones que he tomado en mi vida han sido desde la emoción, pero poco a poco las experiencias que estas me han brindado, me enseñaron a detenerme y pensar que debo darle a la razon la misma cantidad de peso en mis decisiones a la que le doy a mis emociones, he aprendido a ser mas paciente y observadora, claro esto tambien lo da la misma madurez y las vivencias que uno tiene dia a dia, mas esto no implica que elimine mis emociones totalmente de mis futuras decisiones, porque a veces la intuicion es mas acertada que la razon. Antonietta Wettel

    ResponderEliminar
  16. Al leer la pregunta enseguida vino a mi mente la canción “Conciencia” de Gilberto Santa Rosa, pues en una época de mi vida las decisiones las tomé desde las emociones, desde mi corazón; fueron espontaneas, intuitivas y hasta irracionales en algunos momentos. Muchas de ellas me condujeron a errores, otras me dejaron la satisfacción de haberlas tomado con el corazón en la mano. Pero lo más cierto de todo es que cada una de esas decisiones son hoy la experiencia, la base que mueve mi razón para tomar esas decisiones que se serán importantes en mi vida. Puesto que para mí, tomar decisiones implica ambos, el razonamiento como los sentimientos y las emociones.

    ResponderEliminar
  17. Bueno, la verdad en mi experiencia de vida he tomado decisiones importantes desde la razón principalmente y en otras con mayor predominio de la emoción.. En algunas ocasiones siento que he acertado con una y con otra, pero al final considero que cuando ambas se complementan las decisiones son mucho mas asertivas y felices. Hoy en día, desde mi punto de vista es que la intuición, la emoción siempre debe estar presente.........

    ResponderEliminar
  18. Mentiría al decir que todas mis decisiones han partido desde la razón, por tanto debo reconocer que he experimentado desde ambas perspectivas , algunas veces he actuado desde la emoción,otras veces desde la razón. No obstante este cumulo de experiencias que han nacido desde la intimidad de mi hogar , lugar de trabajo o estudios, entre otros aspectos, me han permitido discernir y entender que tanto la emoción como la razón se corresponden la una con la otra, la interacción de ambas en la vida generan indudablemente el equilibrio preciso, lo cual direccionan hacia las mejores y mas victoriosas toma de decisiones en nuestra vida y que no solo determinan nuestro propio éxito , en algunas oportunidades la paz y la tranquilidad para aquellos seres especiales que nos rodean.

    ResponderEliminar
  19. culmino con el mayor agradecimiento a Dios por permitirme conocerle profesora y compañeros, realmente la experiencia ha sido maravillosa y enriquecedora a través de tantos aprendizajes que se han logrado desde la interacción, disertaciones y experiencias ,no solamente propias, también por las que cada uno de ustedes compartieron. HASTA PRONTO!!!

    ResponderEliminar
  20. las grandes decisiones que he tomado en mi vida, en ocasiones con la razon porque esta facultad en virtud me permite cuestionar, actuar ,interactuar antes de tomar la decision y en ciertas oportunidades con la emocion pero he tenido dificultades por ser apresurada,Gordillo 2011,dice que la emocion y la razon, por separado se convierten en procesos que puden perjudicar nuestro futuro por medio de decisiones desacertadas,cuando tomamos decisiones positivas nos conllevan al triunfo y al exito es importante destacar que estos dos aspectos son importantes porque nos valemos de un equilibrio entre lo racional y lo emocional para la toma correcta de decisiones en nuestra vida, aprovecho esta oportunidad para decirle profesora que las experiencias que compartimos con usted fueron muy valiosas para mejoran nuestro quehacer diario y chevere haber interactuado con nuestros hnos venezolanos. EXITOS A TODOS...EMPERATRIZ AGUILAR

    ResponderEliminar
  21. Durante trayecto de mi vida, cuando me eh visto en la necesidad de tomar decisiones de diferente índole considero que algunas, las eh tomado dese la razón y otras tomando en cuenta mis sentimientos y emociones…. Hoy en día y luego de meditar durante estos 4 sábados con los diferentes tópicos discutidos, observe que la mejor forma tomar decisiones es uniendo y entrelazando la razón y la emoción ya que las mismas no deberían separarse para la toma de decisiones que afectaran nuestra vida y existencia.

    ResponderEliminar
  22. Esta pregunta es muy interesante porque uno como ser humano debe siempre vivir en equilibrio todo en exceso es malo, la grandes decisiones de mi vida las he tomado primeramente buscando la dirección de Dios y luego analizando los beneficio que esta pueda traer a mi vida, en síntesis, pienso que para tomar una decisión debe haber un poquito de cada una razón y emoción. Hernandez yubiely

    ResponderEliminar
  23. Por excelencia el ser humano toma decisiones según su circunstancia o tiempo en el espacio,y la mayoría son emotivas,pero van acompañadas de la razón .En mi vida he tomado decisiones razonables y emotivas,pienso que debe haber un equilibrio o balance entre ambas .

    ResponderEliminar
  24. Buenas tardes profesora, esta pregunta me llevó a recordar algunas de las decisiones que tomé en el pasado dejándome llevar por la emoción, unas no me causaron daño alguno, como cuando decidí montarme en todas las atracciones de una ciudad de hierro, colocarme un bikini estando en periodo de gestación de mi primer hijo, en fin...
    otras por el contrario me dejaron huellas que son difíciles de olvidar y que considero fueron tomadas por una mezcla rara de energía, juventud, aprobación pero que con el paso del tiempo y las experiencias propias estoy segura hoy diría NO LO HAGO; entonces ese tipo de decisiones claves para nuestras vidas deberían ir madurando de acuerdo a muchos factores edad, tiempo,economía,familia,sueños, entre otros, aplicando razón y emoción, y con aquellas decisiones que son más sencillas,yo diría no enredarlas tanto, no ser tan complicados, decidirse, por ejemplo : ver una película de terror a media noche, comerse un helado gigante, montar en un columpio con tu hija, comer algo raro .....y bueno muchas cosas más.

    ResponderEliminar
  25. Esta pregunta profesora es de gran interés puesto que uno como persona debe estudiar el contexto que te rodea, la situación que se te presenta antes de tomar una decisión importante en tu vida. Pienso que debe haber un poco de cada una, un poco de emosion aun cuando no lo es todo y un poco de razón que es la que me va conllevar a saber si esto me beneficiara o no. Euro Ferreira.

    ResponderEliminar
  26. En nuestra vida tenemos que tomar decisiones diariamente de acuerdo a las situaciones que se nos presentan en ocasiones tomamos decisiones emocionalmente que sin saber muchas veces tienen consecuencias que mas tarde no arrepentimos, pero es importante saber tomar decisiones con la razón esto nos permite tomar decisiones acertadas.

    ResponderEliminar
  27. Pienso que estas dos sustancia en la toma de decisiones se dan de forma equilibrada porque de manera particular al momento de decidir frente a cualquier situación a jugado lo racional pero no he aislado lo emocional ya que los seres humanos somos naturalmente sensibles y en gran parte nos dejamos llevar de nuestro sentir la cual mas tarde traen consigo mismo resultados en nuestras vidas pero lo racional me ha llevado a lograr lo que hoy soy

    ResponderEliminar
  28. Definitivamente, una gran interrogante que nos hace reflexionar y revisar nuestras decisiones importantes en la vida. Ciertamente, considero que hay muchos factores tales como estilos de crianzas, patrones familiares sociales, culturales, la edad, entre otros que influyen en cierto modo en nuestra toma de decisiones, algunas desde la razón otras desde la emoción... en lo particular en mi caso me he dejado llevar en muuuuchas ocasiones por la emoción,pero a la final creo que con el tiempo y la experiencia aprendemos a controlar mas las emociones al momento de determinar algunas decisiones y dejarnos encaminar por la racionalidad. en conclusión creo que siempre aunque predomine una mas que la otra la razón y la emoción se conjugan en nuestras toma de decisiones. Por otra parte, agradezco a Dios y a la vida permitir haber visto esta cátedra, y sobre todo tener una profesora tan atinada y asertiva para ella, mil felicitaciones prof por la creatividad y la innovación en sus estrategias y por los conocimientos y asertividad al transmitirlos en sus clases. Dios la siga bendiciendo y le permita seguir cosechando éxitos!!! amén. LIgia Rivas

    ResponderEliminar
  29. Muchas veces considero q me he dejado llevar de la emoción, pero es necesario que las decisiones que tomemos en nuestras vidas apliquemos la razón y la emoción porque de las respuestas o reacciones que tengamos depende las consecuencias que tengamos q asumir en la vida

    ResponderEliminar
  30. En algunos momentos me he dejado llevar por mis emociones a la hora de resolver o evadir una situación pero a lo largo de la vida me he dado cuenta que hay que seguir luchando por lo que uno quiere, sin rendirse

    ResponderEliminar
  31. La decisión mas difícil de mi vida ha sido la de dejar el seminario después de seis años de preparación sacerdotal y la tome desde la emoción mas que desde la razón y hoy cuando estoy en la paz de mi hogar junto a mi esposa y mis hijos, sé que ha sido la mejor decisión de mi vida.

    ResponderEliminar
  32. Siempre he tomado las decisiones trascendentales que han marcado huella en mi vida, fundamentalmente desde un plano emocional e intuitivo… “Hago lo que me gusta hacer”. Muy pocas han sido decisiones razonadas. Ejemplo: Me ofrecieron la Dirección de un plantel público. Siempre quise asumir un cargo Directivo, pero considero que no me di el tiempo suficiente para reflexionar, si era o no el tiempo adecuado o estaban dadas las circunstancias para asumir un cargo con tantas ocupaciones y responsabilidades. De si me siento capacitado para administrar y gerenciar una institución educativa, me siento como pez en el agua. Sé que hay muchísimas cosas que debo aprender o mejorar. Lo entiendo, lo sé y lo acepto, estoy abierto a las críticas que sean observaciones objetivas y acompañadas de propuestas positivas y productivas. La discusión o el conflicto estéril, lo evito en mi vida. De un cargo de Docente Bibliotecario donde el tiempo me sobraba, mi vida era sosegada y sin presiones, he pasado a una situación, diametralmente opuesta. Conclusión! Soy feliz. Mi corazón rebosa de alegría, pero he abandonado mis estudios, mi familia, mi espacio y mi tiempo personal. He sacrificado mi libertad, mi comodidad, por entregar lo mejor de mí a una meta. Así soy yo. Me he enamorado un sinfín de veces, he tenido una vida plena, llena de aventuras, viajes, experiencias y sensaciones inolvidables. Ahora a mis 46 años, sigo viviendo mi vida a plenitud. Disfruto mi vida intensamente. Me levanto todos los días a las 4:30 am con una actitud positiva, de que va a ser un día hermoso y productivo y me intento acostar a las 11 pm. Pensando en que mañana va a ser un día mejor. El 10/11/14, cumplí mi primer mes en la Dirección del plantel y todavía me siento feliz de la decisión que tome. Ahora, tengo que decidir si continúo en la maestría o me entrego aún más, a mi nueva experiencia profesional como Director. Es importante, capacitarme y actualizarme. Mejorar mis ingresos económicos, postularme a mejores cargos y mayores responsabilidades. Creo que solo necesito organizar mejor mí tiempo y delegar responsabilidades a equipos de confianza dentro de la institución educativa que dirijo. Requiero tiempo para balancear y equilibrar en su debida proporción todos estos procesos, pero lo lamentable es que el tiempo no detiene su eterno ritmo por nada, ni nadie.

    ResponderEliminar
  33. Yo he tomado buenas y malas decisiones, en momentos importantes de mi vida y diría que las decisiones importantes, no deben tomarse ni desde la razón ni desde el corazón, como dos limites separados y polarizados que nada tienen en común; deben en cambio tomarse con la mediación de ambos.
    En primer lugar deben tomarse con cabeza fría nunca bajo el candor de la emoción.
    Debemos simpre pensar cual es la mejor decisión con sus pros y contras de manera muy racional, pero sin olvidar nuestros, deseos, anhelos, sueños y preferencias, así que yo diría que se toman interlazando ambos tipos de pensamiento: el emocional y el racional.
    Como sabiamente reza un adagio popular:
    No prometas cuando estés feliz
    No respondas cuando estés enojado
    No decidas cuando estés triste

    ResponderEliminar
  34. La vida es un camino duro de recorrer, se presenta de todo un poco, por eso algunas decisiones las he tomado desde la emoción, situaciones donde he estado entre la espada y la pared pero que de una u otra manera mezclan los sentimientos afectivos de mi familia, y he allí mi mayor debilidad ellos.
    Otras en cambio si las he tomado desde la razón, más que todo lo que tiene que ver con el ámbito profesional, aunque en ocasiones he notado que mezclo las dos, porque no se puede perder la calidad humana, y aunque la normatividad te diga una cosa hay ciertos detalles donde no se me puede olvidar que como ser humano estoy llamada a la escucha, la comprensión y a la ayuda de mi prójimo siempre y cuando este no me afecta tanto.

    ResponderEliminar
  35. Esta es una de las preguntas más comunes en el desarrollo personal, y de hecho, es el objetivo primordial del desarrollo personal en sí mismo. La sencilla razón de que tomando mejores decisiones nos hacemos mejores personas, en cualquier ámbito de la vida. Está claro que nuestras propias decisiones las que nos llevan a los resultados que deseamos. Éxito, plenitud, felicidad, riquezas, y abundancia, son todos estos de resultados generados de la mente y ninguno de ellos fuese posible sin una mentalidad de acción correcta.

    ResponderEliminar
  36. Razón o Emoción, frente a las grandes decisiones. En algún momento de la vida nos toca tomar decisiones importantes, algunas son de beneficios o consecuencias cortas y otras pueden repercutir en nuestro proyecto de vida. Cualquiera sea la decisión a tomar nos enfrenta entre dos opciones: o nos dejamos guiar por lo que sentimos emocionalmente en el momento de la circunstancia, o nos basamos en los aspectos racionales de la situación. Cuando la que se impone es la emoción esa decisión corre el riesgo de conllevarnos o al éxito o al fracaso. Cuando la decisión obedece a la razón también puede resultar equivocada, porque se dejó de lado el sentimiento de lo que se quiere, según lo dice en su investigación Antonio Damasio, el cual lo explica a través de una metáfora: "las emociones son el combustible y la razón el piloto de nuestra personalidad los dos equilibrados dirigen nuestras decisiones". Retomando la pregunta y con la ampliación de conceptos que he logrado asimilar en el desarrollo de esta asignatura, me trae a memoria ciertas decisiones que por no ser tomadas equilibradamente resultaron desasertadas, y las que fueron de alguna manera pensadas, analizadas y con cierto grado de emoción fueron positivas. Por lo tanto me atrevo a concluir o pensar que cuando se tome una gran decisión la emoción y la razón deben ir juntas, puesto que las emociones son necesarias para razonar y tomar decisiones, las dos deben actuar equilibradamente.

    ResponderEliminar
  37. Mis decisiones se basan en estas dos pero muchas veces me dejo llevar por mis emociones y pierdo el autocontrol y sigo adelante sin perder la esencia que permite liberar todo lo negativo analizando mi propio YO como un espejo frente a mi mente para buscar la forma de caminar sin necesidad de destruir lo que me ha caracterizado siempre como persona. En virtud de lo antes mencionado es importante pensar antes de actuar para no cometer errores que de una u otra forma afecten nuestras vidas.

    ResponderEliminar
  38. las dos están presente en mis decisiones. pero estas han tenido una evolución de acuerdo a mis etapas de vida cuando nino y cuando joven me inclinaba mas por la emoción, luego en mi etapa de adulto la razón a sido la que guía estas decisiones hoy puedo decir que e alcanzado un equilibrio entre la razón y la emoción la cual me permite tener mas tranquilidad.

    ResponderEliminar
  39. Mmmm esa pregunta esta interesante, nunca me habia tomado el tiempo de reflexionar frente a las decisiones que he tomado en mi vida, han sido algo radicales; en algunas siento que acerte y en otras pienso que lo hice de forma emotiva y luego ya no podia hacer nada sino asumir las consecuencias de mis decisiones. Pero haciendo un analisis introspectivo de mis decisiones definitivamente la mayoria, si las he tomado con la emocion. No llegue a imaginar que debia hacer una maestria para caer en cuenta en ello, pero los tiempos de Dios son perfectos y es el momento de controlar y tomar decisiones con la razon sin desligar claro la emocion pero ya no puede predominar. MARIA PATRICIA ISAZA

    ResponderEliminar
  40. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  41. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  42. Sandra Martínez: En mi vida he tomado decisiones basadas tanto en la razón como en la emoción. En ocasiones, me dejé llevar por la ira, el miedo, la tristeza, la alegría. Definitivamente, hay situaciones externas que no podemos cambiar, lo que si podemos cambiar y manejar es nuestra realidad interna, podemos decidir qué pensar y a qué queremos dar más importancia.

    ResponderEliminar
  43. Como seres humanos debemos experimentar diferentes etapas y en transcurrir de esas etapas estamos sujetos a múltiples situaciones, algunas trascendentales otras no tanto pero siempre estamos inmersos a la toma de decisiones. En mi vida he tomado muchas decisiones, algunas me han llevado al éxito otras al fracaso. Sin embargo cuando he analizo con detenimiento los pro y los contra de cada situación, cuando he sido capaz de prever las consecuencias de mis actos, en ese momento siento que he decidido manteniendo el balance entre la razón y la emoción esas son las veces que he tomado las decisiones correctas.

    ResponderEliminar
  44. En la vida los seres humanos a diario nos enfrentamos a diferentes circunstancias. Las decisiones que he tomado en la vida las he hecho tratando de ser equilibrada entre el uso de las emociones y la razón, sin embargo hay situaciones en las que nos encontramos en un dilema y las emociones muchas veces se ponen por encima de la razón. Por otro lado, he tomado las decisiones pensando en lo que es más conveniente para mí sin que tenga que pasar por encima de los demás.

    ResponderEliminar
  45. En ciertas circunstancias de la vida he tomado decisiones rápidas para darle solución a cualquier problema, me he dejado llevar por mis emociones sin antes pensar con la razón, para tomar decisiones positivas es necesario pensar antes de actuar , en aras de darle soluciones positivas a los problemas que se me presenten en el día a día, por lo tanto cuando actuó de manera rápida siguiendo mis instintos emocionales lo más seguro es que pueda arrojar resultados negativos , que afecten mi comportamiento pero es de humanos tener errores, por consiguiente debo reconocer sabiamente mi falla, aprendiendo de estos, para tomar los correctivos necesarios y no me deje llevar por las emociones sin antes pensar con la razón, visto de esta forma obtendré mejores los resultados positivos que me convengan,

    ResponderEliminar